Conoce a Estela

IMG_9616 2

Mi nombre es Estela Lavintman. Nací el 10 de abril de 1927 en Buenos Aires. Me crié en un gran caserón en Almagro. Mi persona favorita era mi abuelita.

A lo largo de estos 91 años hice de todo. Estuve casada 50 años, tuve dos hijas hermosas que a su vez me regalaron cuatro nietos que me llenan el alma. Fui profesora de francés, ama de casa, directora de una fábrica, tuve una boutique de ropa y vendí cursos de inglés. En fin, hice de todo, pero todas esas experiencias, cada viaje, cada desafío que enfrenté a lo largo de mi vida, me dejaron muchas enseñanzas.

La principal: que la vida de cada persona es una, y que depende de uno decidir cómo vivirla. Por eso, a mi edad decidí empezar un blog, para compartir tanto que me ha dado la vida. Hoy es el primer día del resto de tu vida, así que empieza a cuidarte, empieza a tomar decisiones que te hagan bien. No importa la edad, todo es cuestión de actitud.

MI HISTORIA PERSONAL

Fui una niña muy pensante, algo introvertida, siempre interesada en aprender. A los cuatro años, sabía escribir palabras que veía en el periódico que mi padre leía. También aprendí muy pronto a sumar y restar.

A los nueve, en un concurso escolar para alumnos de quinto grado de todo el país, gané la medalla de oro. A los catorce comencé a escribir en un cuaderno, que guardo con mucho amor, mis ensueños y emociones. Lo hice a lo largo de mi adolescencia, hasta que me casé. Me recibí a los quince de Perito Mercantil. Dijeron que fui precoz. A los 22 años me casé con Mauricio, un médico rosarino de treinta y seis años. Maravilloso, un hombre muy culto y compañero que tenía una hermosa sonrisa.

FUIMOS MUY FELICES JUNTOS: nuestro matrimonio duró cincuenta años, dos meses y veinte días. Ya casada, me recibí de profesora de francés, de Reiki, informante turístico y varios cursillos más.

A fuerza de trabajo y estudio nos construimos una vida armoniosa y cómoda, con alegría. Siempre digo que en mi vida hice tres elecciones exitosas.

1 – Cuando elegí marido: El amor.

2 – Cuando elegí jugar golf: : El deporte.

3 – Cuando elegí jugar Bridge: El intelecto.

El destino quiso que los maridos de mis hijas fueran excelentes personas, y así la familia es unida y nos amamos. Bibiana, mi hija mayor y su marido Norberto, ambos arquitectos exitosos y Jazmín, mi nieta menor que sigue el camino de la política en su Madrid natal. Patricia, mi hija menor, con Eduardo y sus hijos: Demián , Daniela y Diego con sus esposas y marido. Todos la luz de mi corazón. Ahora, con mis Bisnietos: Joaquín, Matías, Santiago y Andrés; siento la bendición de Dios en el camino de mi vida.

Como final les contaré algo que fue crucial en mi vida:

Mi padre que era muy inteligente y tenía una gran fábrica llamada Broadway. Me llamó un día muy serio y me dijo: Desde ahora trabajarás en la empresa la mitad de tus vacaciones, esto es un mes y medio. Yo tenla doce años y cursaba el segundo año del secundario. Empezaría desde abajo: archivista, telefonista, cuentacorrentista, Sin ningún privilegio. Cuando a los quince me recibí trabajé a jornada completa hasta que me casé. Esto tuvo una importancia inusitada en mi vida: Al trabajar con personas que necesitan del trabajo para mantenerse y mantener a sus familias aprendí a respetar y estimar a quienes fueron menos afortunados que yo.

Todos los temas que encararé para comentarles son hilos de mi experiencia. Me alegra y me halaga que esto sirva para que ustedes tengan nuevos enfoques y perspectivas que los puedan llevar al éxito en la vida.

Besos mil,

Estela.